La formación de guerrilla.

Los profesionales de la atención al cliente deben conocer la necesidad de renovarse y no dejar de perseguir eso que necesitan; aunque les cueste un esfuerzo.